Logo

Síguenos en Instagram:

Razonando en el tiempo

Por: Anibal Araque

En oportunidades anteriores hemos tratado los tres tiempos que se consideran para todo análisis económico y su duración, lo que recapitulando viene a ser Corto Plazo (un año o menos), Mediano Plazo (de uno a cinco años), y Largo Plazo (más de cinco años).

La importancia de los mismos puede ser evidenciada de dos maneras, en primer lugar lógicamente al momento de planificar todo lo referente al área económica, el establecimiento de metas y posterior diseño de estrategias, así como el diseño de escenarios; en segundo lugar y es lo que trataremos en esta oportunidad, tiene que ver con una evaluación algo general (pero no por eso menos válida) del desempeño de cada actor económico y tomador de decisión en el particular sujeto de estudio.

Partiremos por contrastar los períodos de tiempo necesarios para el establecimiento de empresas donde por ejemplo Singapur otorga la posibilidad de abrir y registrar una empresa en solo dos días (si así como lo lee, solo dos días), contrariamente al caso venezolano donde se requiere de hasta catorce meses (si, más de un año) para poder registrar y operar una empresa. Lo anterior como ya debe haber pensado constituye un claro ejemplo de la importancia que tienen los tiempos en el análisis económico de los escenarios.

Así que ya dejando claro lo anterior podemos realizar una aseveración “a mayor número de metas cortoplacistas, mayor indicador de subdesarrollo”, pero ¿Por qué?

Pues veamos un ejemplo para colocar en contexto lo anterior, países del primer mundo como los EE.UU. donde sin el menor ánimo de caer en planteamientos ideológicos estériles, se mantiene un control de su economía utilizando (entre otras cosas) un manejo estricto y casi quirúrgico de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal, para ello se utilizan complejos modelos econométricos con los cuales se proyecta su actividad económica y puede así fijar metas sobre la realidad esperada en períodos posteriores ¿Extraordinario? Para nada, sin embargo a continuación colocaremos otros dos ejemplos del acontecer criollo que se soportan en la lógica agrícola pues como entenderá estimado lector las cosechas de cada rubro a sembrar dentro de nuestras fronteras presenta sus particularidades pues depende del tipo de suelo, disponibilidad de fertilizantes, semilla, y otras variables más; las cuales permiten proyectar los requerimientos del sistema, cosa que debe estar determinada a más tardar para el mes de Septiembre o principios de Octubre del año anterior; así que cuando comenzando un año cualquiera (más específicamente de estos últimos) y observamos reuniones entre el alto Gobierno y los empresarios para comenzar a delimitar las estrategias productivas del mismo año, fácilmente se nos viene a la mente la palabra improvisación, cosa que nunca pero nunca es un buen indicio a nivel social.

Otro ejemplo lo tenemos en lo siguiente: finalizando el mes de Junio del presente año, pudimos conocer una noticia según la cual se informó sobre la intención del ejecutivo de distribuir a los productores de maíz 960 mil sacos de semilla para atender la demanda del mercado (del cual se experimenta déficit de sus derivados), entonces si se sabe que después de sembrada la semilla en promedio se deben esperar 120 días (cuatro meses) para el establecimiento de la cosecha destinada a la posterior elaboración de harina precocida se podría entonces pensar en unos 5 meses para solventar el déficit de este producto; es decir las necesidades alimenticias de la población que se satisfacen con este producto deberán esperar casi hasta finalizar el presente año.

Si a lo anterior le sumamos constantes incrementos en lo que corresponde al salario mínimo mensual, planes, misiones y cualquier tipo de ocurrencia para la supuesta satisfacción de necesidades populares, muy difícilmente se pueda pensar en la mejora de condiciones y la salida del marcado sub desarrollo que caracteriza nuestro país.

Finalmente estimado lector por coloquial y jocoso que pueda parecer la siguiente interrogante, trate de extrapolar la misma a la situación país y su relación con los políticos venezolanos, pues si tuviese que elegir entre dos posibles “candidatos” para casarse y formar una familia ¿Elegiría a aquel o aquella que le presente planes concretos a corto, mediano y largo plazo? o ¿Se decantaría por el o la que se centre solo en lo inmediato y de ahí verán como pueden hacer?

Por eso piense que el tiempo en este caso más que dar la razón, indica el razonamiento de aquellos que tienen en sus manos el poder de decisión, las cuales afectan a toda una sociedad.

@econ_araque

Economista – perito – asesor

economia-integral@hotmail.com

Econ. Anibal J. Araque G.

C.E.A. 687
SOVECTA 1494
SUDEBAN P-4251
Telef. 0412-1787267 / 0416-0406114